Crisis y oportunidad

Mi amiga Elisa y yo trabajamos juntas desde hace más de un año. En los últimos meses, hubo entre nosotras una conversación recurrente a la hora de almuerzo o cuando parábamos a servirnos un café. “¿Te acuerdas de esa amiga que te conté, la que era amiga de mi prima?, bueno, ayer le avisaron que solo hasta fin de mes trabajaba”, me contaba. “Oye, te cuento que me llamaron los chicos de mi anterior trabajo y han sacado a tres del equipo”, le contaba yo luego.

Hace unas semanas, ella salió de una reunión con nuestra jefa, y estaba blanca como un papel. “Acompáñame a comprar”, me dijo. En el camino me contaría que le habían dicho que se veían obligados a prescindir de sus servicios, pues la empresa tenía cada vez menos pedidos y había que recortar personal. Yo traté de consolarla y le conté que hacía unos días había escuchado a un experto decir que toda crisis era una oportunidad. “¡Bah!”, me dijo, “¿oportunidad para quedarme desempleada?”.

Elisa, que se sentaba al frente mío, estuvo dos días en shock. La veía mirar su pantalla pero sabía que estaba pensando en otra cosa.

Al tercer día, llegó con otro semblante. “Listo”, me dijo, “a ponerse las pilas”. Yo, que conversaba mucho con ella, ví todo el proceso por el que pasó. Primero le pidió a varios amigos que le pasara su CV para verlos y enriquecer el suyo. Luego de varias horas en Google, elaboró una lista de empresas de reclutamiento on line donde podía ingresar su CV. Al día siguiente fue más allá: llegó con una lista de las empresas en las que le gustaría trabajar y abrió sus páginas para ingresar su CV. Esa tarde la escuché llamar a varios conocidos a comentarles que estaba buscando un cambio y que si sabían de algo, que le avisaran.

El lunes siguiente llegó entusiasmada. “Estuve conversando el fin de semana con unos amigos y me han propuesto formar una empresita, ¿te acuerdas que siempre te dije que tenía ganas de poner una?, voy a sacar cuentas con mis ahorros y mi liquidación y pensármelo bien”, me dijo.

Solo pasaron un par de días para que llegara la primera llamada. Querían entrevistarla para un puesto, y, aunque el rubro de la empresa no le agradaba, aceptó la entrevista para ver qué le ofrecían y compartir sus propias expectativas. Sin embargo, tres días después la llamaron de una multinacional. Uno de los amigos a los que había llamado dio su nombre en esa empresa y le pidieron entrevistarla ese mismo día. Se zambulló durante una hora y media en la página web de la empresa para informarse y luego corrió a su casa a cambiarse. Pasó esa entrevista y las otras dos que siguieron en las dos semanas siguientes, y justo un día antes de dejar la empresa, le confirmaron que había sido seleccionada para el puesto. El sueldo y el cargo eran mayores de los que había percibido hasta entonces. Con su liquidación ha decidido complementar sus conocimientos estudiando una maestría.

Elisa seguramente se hubiera quedado varios años más trabajando conmigo, ganando lo mismo y haciendo un trabajo que ya conocía, pero la crisis le dio una oportunidad: la de preguntarse dónde quería trabajar, la de cuestionarse cuáles eran sus perspectivas de vida y qué estaba haciendo para conseguirlas, la de plantearse formar un negocio propio, o la de seguir siendo dependiente, pero capacitarse más para ser mejor.

La crisis económica nos trae a nosotros mismos pequeñas crisis personales, que nos obligan a exigirnos más en algunos casos, para mantener nuestro trabajo, pero también a replantearnos lo que queremos en otros. Nos da la oportunidad de mirar más allá de lo que habíamos estado mirando.

Anuncios

9 Respuestas a “Crisis y oportunidad

  1. Me parece realmente motivamente; tenemos que buscar nuestra oportunidad.

  2. ¡Muy esperanzador! Aunque suene un poco a cuento con moraleja. Entiendo que la actitud positiva es la base y, si no funciona, por lo menos eres feliz.

  3. creo q es verdad eso de que la crisis es una oportunidad, pero no hacía falta una historia tan… (cómo decirlo?) tan perfecta quizá, porque no todas terminan así, algunos tendrán que esperar, días o meses para encontrar algo mejor o un nuevo trabajo… y otros quizá nunca lo encuentren, esto también es una realidad…

  4. en este momento me encuentro sin trabajo estoy entrando al 2do mes, a veces me desespero y me pregunto que puedo hacer si los ahorros que tengo o lo tenia lo uso para el gasto de mi familia que depende de mi ( alimentacion,colegio,pasajes,pago de hipoteca, etc..); si es cierto todos tenemos algun momento una buena oportunidad pero al parecer todavia no me pasa.
    Aveces me hago una autoevaluacion y me pregunto que hice mal en el aspecto laboral y en lo personal para que este pasando por estas pruebas. Bueno sigo esperando esa oportunidad y espero que sea muy buena como la que tuvo tu amiga .

  5. Roger Ruiz de Castilla

    Para trabajar o emprender siempre es bueno la actitud, cuidarla depende de nosotros. Felicitaciones por no dejarte caer. Los evaluadores se dan cuenta del estado de animo del postulante, como dijo Christian Barnard, “si piensas que estas vencido, lo estarás… si piensas que no te atreves, no lo harás…”, por lo tanto antes de una entrevista debes estar en primer lugar mentalmente preparado.
    En tiempos de crisis es donde nos ponemos a innovar, quizás es una de las caracteristicas mas humanos que tenemos, hay que saberlo manejar y canalizar.
    Gracias por el relato.

    Roger

    • No pensé encontrarte aquí Roger, pero también lei el relato y es verdad lo que dices respecto a la actitud y podría agregar otra cosa más, saber perseverar…así aunque te digan no continuaras activa y con furzas para seuir adelante. Yo estuve casi 6 meses buscando trabajo ya que me mudé de Barcelona a Holanda, pero no me arrepiento, finalmente conseguí el trabajo que deseaba en una compañía multinacional. El ser perseverante me ayudó mucho, saludos

    • No pensé encontrarte aquí Roger, pero también lei el relato y es verdad lo que dices respecto a la actitud y podría agregar otra cosa más, saber perseverar…así aunque te digan no continuaras activa y con furzas para seuir adelante. Yo estuve casi 6 meses buscando trabajo ya que me mudé de Barcelona a Holanda, pero no me arrepiento, finalmente conseguí el trabajo que deseaba en una compañía multinacional. El ser perseverante me ayudó mucho. Saludos

  6. esa experiencia de Victor es la misma de muchos de nuestros compatriotas y me veo en ese espejo y me doy cuenta que no es solo en mi familia que esto pasa pero yo soy positiva y siento que esto cambiara y sera en un abrir y cerrar de ojos asi como dicen que los entrevistadores se dan cuenta de tu animo entonces !arriba ese animo muchachos! !todo saldra bien a partir de hoy en la feria laboral!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s