¿Cómo escoger el trabajo ideal?

Una de las etapas más importantes en el proceso de recolocación laboral es analizar las ofertas laborales disponibles. ¿Cómo evaluar una oferta laboral? ¿Cómo compararla versus el trabajo actual? ¿El sueldo será la única variable a tomar en cuenta?

Definitivamente es una variable importante, pero no la única. Actualmente se habla de un nuevo concepto que es el “salario mental”, aquella remuneración en la que un componente fundamental es la calidad de vida privada del empleado.  

De acuerdo a este planteamiento, en los criterios de selección de un trabajo la retribución ya no ocupa necesariamente el primer lugar para el empleado, sino que deja abierta la inclusión de otras variables como la de generar un equilibrio entre trabajo, familia y vida personal.

En el salario mental se abordan conceptos como el tiempo libre para asuntos personales o de familia, horario laboral flexible, trabajo a tiempo parcial (para el caso de madres de familia), permiso de maternidad o de lactancia más allá de lo estipulado por ley, permiso de paternidad, flexibilidad en los días de permiso y vacaciones cortas,  teletrabajo, subvención a servicios de atención a familiares (como guarderías o residencias de ancianos), beneficios sociales extrasalariales como seguros médicos, plan de jubilación, seguro de vida, ticket restaurante y otros.

Existen también otras variables a tomar en cuenta a la hora de evaluar una oferta laboral, las más importantes además del salario mental y el salario real son la localización de la empresa, el gusto por las funciones a realizar, la línea de carrera, la solidez de la empresa, la capacidad personal para desarrollar las funciones, las recomendaciones del personal que ya trabaja allí y la propia intuición. Este último punto, bastante subjetivo, aunque importante porque es la opinión del subconsciente, puede ser que racionalmente sea el trabajo que más nos convenga, pero la intuición, nos dice que no, eso hace que perdamos ilusión por el cambio. Fiémonos también de lo que nuestro olfato nos dice.

El arte está en saber ponderar adecuadamente cada una de las variables descritas de forma lógica y en su justa medida a fin de tener la tranquilidad de haber elegido la opción correcta, tomando en cuenta que no existe la seguridad total. En la duda, la prudencia sugiere seguir evaluando. Una mala decisión, es la peor opción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s